Scroll to top

Arte de Sorolla

Tiempo lectura estimado: 4 min.

Cuando se habla de arte en la zona del levante español, es inevitable pensar en Antoni Gaudí, Salvador Dalí, Joan Miró, etcétera. Sin embargo, cuando nos centramos en la zona de Valencia, el nombre por excelencia es Joaquín Sorolla i Bastida.

Este artista, perteneciente al siglo XIX – XX, nació en febrero del año 1863. Tras diferentes circunstancias que le llevaron a vivir con sus tíos, inició sus estudios en pintura a través de la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos, donde se centró en el análisis de los artistas más famosos de la época, como fueron Francisco Domingo, Ignacio Pinazo, Antonio Muñoz y Emilio Sala.

Con su obra “Moro acechando la ocasión de su venganza” consiguió una medalla de plata en el año 1880.

Tres años más tarde, alcanzó la medalla de oro, esta vez con la obra conocida como “Monja de Oración”, en la Exposición Regional de Valencia.

Figura 1. «Moro acechando la ocasión de su venganza»

Imagen pintura

Figura 2. «Monja en oración»

Imagen pintura monja

En esta época, su obra refleja escenas históricas, sin llegar a ofrecer demasiado interés. No obstante, sigue conquistando certámenes, de modo que en 1884 gana la plaza de pensionado en Roma con su obra “El grito del Palleter”. Entre 1885 y 1889 sigue formándose en Roma, pasando también por París.

El artista valenciano contrae matrimonio en 1888, del que nacerán sus tres hijos, instalándose en la ciudad italiana de Asís.

Cuando termina la beca, regresa a Valencia. El ambiente político le lleva a elaborar obras con cierta carga social, como fueron “La otra Margarita”, “Aún dicen que el pescado es caro” y “Triste herencia”.

En 1900 gana la medalla de honor de la Exposición Universal de París, y es nombrado por el Ayuntamiento de Valencia, como hijo predilecto de la ciudad.

En este momento el pintor valenciano inicia su carrera internacional, pasando por Inglaterra, Alemania y Nueva York.

El arte de Sorolla se caracterizó por transmitir optimismo, confianza y energía a través del uso de los efectos lumínicos, técnica empleada por el artista reiteradamente, siendo una de las principales señas de identidad que le han caracterizado en su carrera profesional.

Figura 3. «El grito del Palleter»

Imagen pintura revuelta

Figura 4. «La otra Margarita»

Imagen pintura mujer durmiendo

Recientemente una de sus obras “La condesita” ha salido a subasta por un valor de 340.000,00 euros, pero la obra no ha encontrado comprador. Sorolla siempre ha representado una apuesta segura en el mercado del arte, pero en esta ocasión, la obra de la marquesa de Torneros presentaba una dificultad añadida, y es que los retratos son más complicados de vender, además de que la tendencia actual en el mercado del arte pasa más por el arte contemporáneo que por el decimonónico.

Hay que recordar el precio de venta de algunas de las obras del artista, como “El pescador”, que fue vendido en Londres por 3,6 millones de euros (en el año 2010), “Buscando Mariscos. Playa de Valencia”, vendida en Sotheby’s Nueva York, por 3.699.000 euros (en el año 2013), o “Muchachas griegas en la orilla”, vendido por Sotheby’s en Londres, por 795.066 euros.

Otra obra del artista valorada con un precio de 1.150.000 euros fue un óleo de dos metros de altura «Isabelita y Thor» (Lorenart, junio 2018).

De igual modo, en marzo de 2018 se subastó en la casa Bonhams en Londres un Sorolla, «La Vuelta de la Pesca», con un precio de salida de 337.000 – 450.000 euros.

Dado que el pintor de corriente impresionista y luminista ha dejado más de 2.200 obras catalogadas, podemos afirmar que el valor de toda su obra, puede llegar a ser incalculable.

Artículos relacionados