Scroll to top

Franquicias

Tiempo lectura estimado: 2 min.

La franquicia se define por la Real Academia Española como aquella “concesión de derechos de explotación de un producto, actividad o nombre comercial, otorgada por una empresa a una o varias personas en una zona determinada”. Es, en definitiva, una cesión de explotación de los derechos de uso de la marca comercial y el “saber hacer” (know-how), entre franquiciador (quien otorga) y franquiciado (a quien se cede), a cambio de una regalía (también conocido como “royalty” o “canon”) que recibe el franquiciador.

Por su estructura comercial, según se expone en el libro “Código Franquicia”, presentan una supervivencia empresarial del 86%, frente al 23% de los comercios independientes. Y es que, se trata de un modelo de negocio que ofrece numerosas ventajas en cuanto a imagen de marca, visibilidad, sinergias y economías de escala. En efecto, la Asociación Española de Franquiciadores (AEF) afirma que, en términos globales, “el sistema de franquicias crece por cuarto año consecutivo en todas las variables (número de redes, establecimientos, empleos generados y facturación global)”.

Concretamente, en lo que respecta a la cifra de ventas, en el año 2017 las franquicias en España facturaron un total de 27.592 millones de euros, siendo el ejercicio de mayor facturación registrada.

Gráfico 1. Evolución de la facturación anual de las franquicias en España.

Imagen gráfica ingresos anuales

Fuente: elaboración propia, a partir de datos de www.es.statista.com

Tal y como se observa, durante el periodo 2001-2006, los ingresos de explotación de las franquicias en España incrementaron a una variación promedia interanual del 15,83%, acusándose su crecimiento en el ejercicio 2006 (31,16%), pasando de 17.909 millones de euros en el año 2005, a 23.489 millones de euros.

Sin embargo, a partir de entonces, la evolución anual de la facturación se ha mantenido con cierta estabilidad, presentando variaciones interanuales que, en términos promedios, se arrojan en un 1,53%. En el ejercicio 2017, la facturación se determina en 27.592 millones de euros, esto es, una variación del 2,22% respecto el año anterior. Se registra así la mayor cifra de ventas de las franquicias en España durante el periodo de análisis.

En lo que respecta a los sectores económicos, se destaca el crecimiento de la facturación en el sector restauración, con un incremento del 6,8%. A pesar de ello, es el sector servicios aquel que se mantiene con la mayor cifra de ingresos, siendo vinculante el hecho de que el 53,85% de franquicias pertenecen a este sector económico. En su caso, se registra una variación positiva del 3,10% respecto el año anterior. En contraste, el sector retail ha experimentado un incremento en el año 2017 del 1,10%, como consecuencia de la caída del
número de establecimientos.

No obstante, según afirma Gonzalo Burgos, autor del libro “Código Franquicia”, para mantener el crecimiento de las franquicias y asegurar su supervivencia, cabe optimizarse la calidad de las organizaciones “a través de una mejor formación”.

Artículos relacionados