Scroll to top

Red Monopolística Tabaco

Tiempo lectura estimado: 6 min.

Cuando se plantea el análisis sobre la puesta en marcha de un negocio o actividad, se aconseja la realización de un estudio DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) que pueden afectar al proyecto. (Díaz Olivera y Matamoros Hernández, 2011).

Si ese estudio se hubiera aplicado hace 20 años en el sector dedicado al comercio al por menor de labores del tabaco, inevitablemente comprenderíamos que las conclusiones que se hubieran alcanzado distan mucho de ser las que se obtendrían en una situación actual.

Y es que las modificaciones normativas (Ley 42/2010, de 30 de diciembre de 2010, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco) y las tendencias del mercado cambiaron los vientos que respaldaban el humo del tabaquismo.

¿Pero cómo afecta todo esto en la economía y en el valor de estos negocios?

En España, las expendedurías de tabaco y timbre del Estado suponen una fuente de ingresos de vital importancia, como así lo recoge la exposición de motivos de la Ley 13/1998, del 4 de mayo: “El mantenimiento de la titularidad del Estado en el monopolio de comercio al por menor de Labores de tabaco, que continúa revistiendo el carácter de servicio público, constituye un instrumento fundamental e irrenunciable del Estado para el control de un producto estancado como es el tabaco, con notable repercusión aduanera y tributaria”.

En términos anuales, el tabaco permite recaudar fiscalmente al Estado unos 9.000 millones de euros (lo equivalente al 5% del total de los ingresos), y representa el 5% del Producto Interior Bruto.

Tabla 1. Evolución ingresos sector del tabaco en España. 

Imagen tabla ventas tabaco

Fuente: elaboración propia, a partir de datos del Informe Anual del Tabaco 2017

En los últimos diez años se observa una tendencia positiva, sobretodo marcada por la “Picadura de liar” (que llega a quintuplicar su crecimiento).

Aun así, como respaldo a un sector económico con las amenazas y debilidades correspondientes a las limitaciones normativas, el Estado aprobó que a partir del año 2014, tras la modificación del Real Decreto 1199/1999 de 10 de septiembre, los estancos podrían abrir la puerta a la venta de otro tipo de productos, ya que se estableció que en estos establecimientos “será libre la comercialización de otros productos o la prestación de servicios, sin más requisito que la presentación de una declaración responsable ante el Comisionado para el Mercado de Tabacos”.

¿Qué venta complementaria se puede encontrar en este tipo de negocios? Prensa, revistas, tarjetas telefónicas, títulos de transporte, objetos de regalo, golosinas, etc. ¿Cuál sería la estructura razonable de los ingresos de un estanco? Aproximadamente se estima que el 70% del total de los ingresos proviene por la venta de tabaco, el 12% por la venta de sellos, el 10% por prensa y revistas y el 8% restante por la venta de otros artículos (golosinas, entre otros).

Sin embargo, no hay que olvidar que la relación entre el Comisionado del Mercado del Tabaco y los concesionarios responde a una figura en el mercado propia del monopolio. Los precios están pactados, y el mercado es cautivo. Si alguien desea adquirir tabaco, necesariamente debe acudir a la red de suministro estatal (instrumentada a través de los, comúnmente conocidos como estancos).

Y es que incluso los negocios de hostelería (puntos de venta) están obligados a aprovisionarse de este producto a través de la expendeduría que por territorio corresponda.

Por todo ello, es lógico pensar que el valor de las concesiones administrativas para la explotación de una expendeduría de tabaco, papel y timbre del Estado está integrado por un componente estratégico que es intrínseco al modelo de negocio, y de una forma más residual, por la gestión activa que el titular de la concesión realice para el impulso del negocio.

En diferentes portales web de anuncios, se pueden localizar ofertas de compra-venta o traspaso de estos negocios. Mediante un análisis de regresión se procede a cuantificar la relación que existe entre la comisión que percibe el concesionario de una expendeduría y el valor de mercado que se le atribuye al negocio.

Tras un análisis que integra diferentes ofertas de venta distribuidas por toda España, se obtiene la conclusión de que el valor de mercado de un estanco corresponde aproximadamente con 2,5 veces la comisión que percibe el concesionario.

Gráfico 1. Relación valor de mercado y comisiones netas.

Grafica relación entre el valor y la comisión

Fuente: elaboración propia

En Madrid este coeficiente se situaría en el 3,17; en Barcelona en el 2,72; en Valencia y Valladolid en el 3,3 y Zaragoza en el 3,07.

De entre todos los datos analizados, la concesión que se ofertaba a un precio más elevado se encuentra ubicada en Madrid (900.000,00 euros), y la más económica en Murcia (40.000,00 euros, con unas comisiones netas anuales de 15.000,00 euros).

Cabe destacar que estos multiplicadores únicamente se establecen a título orientativo para alcanzar un valor de mercado de la concesión.

Si se desea conocer el valor preciso del negocio se recomienda la realización de un estudio de proyección de flujos de caja, mediante el cual se estiman los rendimientos netos del negocio en los años futuros en base a la tendencia del mercado, a los registros históricos de la propia expendeduría y al posible plan de negocio que el titular pueda aportar (sobre la apertura de nuevas líneas de negocio o cambios estructurales que permitan darle un impulso distinto o renovado a la actividad).

La valoración de estos activos es especialmente recomendable ante el reparto de herencias, asesoramiento previo de una posible compra, si se desea aportar el negocio como garantía para el aplazamiento de pago de deuda tributaria o cualquier otro tipo de deuda.

Artículos relacionados